Introduccion a las metodologias de desarrollo de software

De Uqbar wiki

¿Para qué sirve una metodología?

Una metodología nos ordena, nos contiene, nos permite definir límites. Construir software complejo requiere un gran esfuerzo: tecnología, dinero y sobre todo: personas. Personas que interactúan entre sí, con diferentes grados de conocimiento, con diferentes roles, con diferentes intereses. Una metodología propone un esquema de trabajo que nos permite entender cuál es nuestro rol dentro del proyecto, nos acerca una cierta sensación de tranquilidad, de seguridad. Sin un proceso no sabemos cómo comenzar y cuándo terminar.

Metodologías secuenciales / iterativas

En las metodologías secuenciales, el proceso de desarrollo de software se divide en varios pasos o fases. Cada fase tiene un conjunto de metas a cumplir. El fin de cada fase delimita el comienzo de la fase siguiente. Aunque son normales la superposición de fases, estas metodologías proponen una gran fase de análisis de requerimientos, otra de diseño, otra de construcción y otra de pruebas donde el alcance de cada fase es la totalidad de los requerimientos de un proyecto.

En las metodologías iterativas se divide el proyecto en entregas o iteraciones. Si cada iteración define un conjunto de metas a cumplir, podríamos pensar que no hay una gran diferencia con la metodología secuencial. No obstante, cada iteración define como entregable un software testeable por el usuario. Entonces hay etapas de análisis de requerimientos, diseño, construcción y prueba en cada iteración. Además, cada iteración permite revisar y cambiar los requerimientos a resolverse.

Metodologías orientadas al proceso / a las personas

Otra taxonomía que divide las metodologías es el grado de importancia que le dan

Si bien la mayoría de las metodologías contemplan tanto la serie de pasos que conforman el proceso como qué tipo de tareas deben desarrollar las personas (en base a sus perfiles), hay metodologías en las que el proceso está por encima de las personas. Dicho de otra manera, “respetar el proceso garantiza el éxito del proyecto”. El margen de discrecionalidad (cuánto puedo salirme del libreto) es mínimo, sólo en lo operacional (en el día a día). Por eso es importante para estas metodologías poder medir cada tarea del proyecto, sea un ejecutable o documentación.

Por el contrario, las metodologías orientadas a las personas consideran que éstas definen el éxito o fracaso de un proyecto. Les asignan un grado mayor de decisión en cada tarea y confían en su capacidad de resolución de un problema antes que en las métricas que dan los indicadores. Esto no quiere decir que el proceso no importe, sino que ocupa un puesto de menor relevancia en la consecución de un logro.

Metodologías orientadas a la documentación / al producto

Hay metodologías que sostienen que un producto de software bien elaborado nace de una documentación extensa y que contemple todas las decisiones que surgieron del análisis y del diseño. De esa manera el desarrollador no tendrá dudas ni excusas a la hora de escribir cada línea de código.

Por el contrario, hay metodologías que privilegian tener un software testeable para el usuario antes que tener el documento que respalde ese software que está corriendo. Esto no significa que haya que programar sin tener una especificación, sino que:

con la ventaja de tener la certeza de que lo que hace el sistema es eso.

Metodologías predictivas / adaptativas

¿Qué ocurre con los cambios que piden los usuarios mientras se va construyendo el software? ¿Cómo se manejan?

Algunos ejemplos

Latest update on July 17, 2017 by GitHub